1.4
October 27, 2015

No soy madre, pero conozco lo que es el amor.

 Fllickr/Rufino

Todos tienen una opinión cuando eres una mujer de treinta y algo de años sin hijos—y les encanta darte su opinión.

He escuchado de todo, desde “cambiarás de opinión,” hasta “tal vez no has conocido al chico indicado,” e incluso “¿quién cuidará de ti cuando envejezcas?”

Pero tal vez lo peor que la gente puede decirme es, “No conocerás lo que es el amor verdadero hasta que seas madre.”

No estoy diciendo que conozco el amor de una madre hacia sus hijos. ¿Cómo podría? No soy madre. Pero, condenar a una mujer hacia una vida sin amor porque ella ha escogido no tener hijos (o no le ha sido posible) parece un poco injusto.

No soy madre pero, ¿eso significa que no sé lo que es amar?

Soy maestra. Sé lo que se siente el ver a un niño crecer, desarrollarse y aprender. Sé lo que significa querer lo mejor para alguien, sé lo que es estar involucrada en el progreso y futuro de un niño, sé lo que es demostrar que tienes una paciencia extrema y fallar en la misma, sé lo que significa ser parte de los éxitos y fracasos, alegría y tristeza, de otra persona. He cambiado pañales, alimentado en la boca, limpiado vómitos, y he cantado hasta que duermen. He consolado corazones rotos y he calmado estrés de exámenes. He protegido y he abierto puertas. No soy madre pero he criado.

No soy madre pero, ¿eso significa que no sé lo que es amar?

Soy una amante. He interrumpir mis sueños por los sueños de alguien más. Me he comprometido y sacrificado. He lavado enfermos y heridos y les he ayudado a recuperar su salud. He alimentado y limpiado. He sentido ese miedo desgarrador por la vida de otra persona. He añorado y extrañado a alguien. Mi corazón se ha paralizado por un segundo al escuchar el teléfono sonar, y me he acostado cómodamente, satisfecha, sabiendo que todo está bien con el mundo.

No soy madre pero, ¿eso significa que no sé lo que es amar?

Soy una hija—y una hermana. Sé lo que es ser parte de alguien, lo que es llevar la sangre de alguien en mis venas, sentir los lazos del parentesco despertar y fortalecerse como el flujo y reflujo de la marea. Sé lo que es estar unida a alguien por algo tan profundo que se extiende más allá de lo que se puede describir o nombrar. Sé lo que significar conocer a alguien pero no conocerlo en realidad.

No soy madre pero, ¿eso significa que no sé lo que es amar?

Soy tía. Sé lo que significa amar a alguien de una manera tan intensa que darías tu vida por proteger otra. Sé lo que significa tener el corazón tan lleno que sientes que se desborda. Veo a mis sobrinas, quienes claramente se parecen al papá, mi hermano, lo cual las hace parte de mí. Hay una familiaridad cuando las veo; siento que ellas experimentan esa misma familiaridad, aunque, cuando me ven, no la entiendan completamente.

El amor se refiere a una variedad de emociones y virtudes—afecto personal, placer, atracción, deseo, intimidad, cariño, o compasión, bondad, lealtad, preocupación, dedicación y cuidado.

Para mí, el amor no es un alboroto de hormonas. Es una acción, es como interactúar con otros, en tu ambiente y contigo misma.

El amor es comprometerse a tener pensamientos de amor y acciones de amor. El amor es un estilo de vida.

No soy madre, pero conozco el amor. Toda mi existencia es guiada por el amor.

.

Link del artículo oríginal:

I’m Not a Mother, but I Know Love.

.

Autor del artículo: Cath Witten

Traductora: María José Barillas García

Editora: Yoli Ramazzina 

Foto: Flickr/Rufino

 

Leave a Thoughtful Comment