3.0
June 23, 2016

Al hombre que rompió mi corazón: me levantaré de nuevo.

Flickr/Nicki Varkevisser

Nunca antes me han lastimado—aunque mi corazón si ha sido lastimado.

Es común y normal vivir la experiencia de un corazón roto. El tiempo ayuda a la mayoría de personas a cubrir las heridas con una venda y seguir adelante.

Pero el lastimarse a uno mismo es diferente—no hay venda que pueda cubrir los moretones.

Es tan profundo que te puede afectar en distintos niveles—mentalmente, emocionalmente, y físicamente. Puede agotar tu energía y convertirte en un zombi alrededor de una multitud de seres vivos. Que alguien te lastime es la manera más peligrosa de matar a alguien, porque no mueres físicamente. Mueres emocionalmente, y eso es el principio de un augurio interno y una guerra externa.

Aunque tú—el hombre que rompió mi corazón—me debes una venda, yo solamente puedo mostrarte a través de mis palabras la intensidad y la profundidad de mis heridas.

Sé que estás acostumbrado a que te llamen “cariño,” pero descubrí que no lo mereces. Casi escribo “querido hombre,” pero eso también es algo que no mereces.

Según lo que sé, los hombres de verdad, de carne y sangre, tienen integridad y tú, tristemente, no tienes eso.

El estar lastimada no es algo placentero.

Estoy segura que sabes lo que se siente, ya que solamente una persona lastimada tiene el coraje de lastimar a alguien más. Solamente una persona como tu tiene las agallas de jugar con el karma.

La única diferencia entre tu yo, es que tú estabas, y sigues, lastimado. Nunca tuviste el coraje de unir de nuevo los pedazos de tu corazón, así que los dejaste regados sobre el piso. Hiciste que caminara sobre ellos. Tus pedazos rotos eran tan peligrosos que me lastimaron a mí.

Querido tú, es cierto que hoy estoy lastimada, pero te prometo que ya no lo estaré mañana.

Las personas que están lastimadas, y con el corazón roto, usualmente unen las piezas de nuevo para obtener venganza. Pero yo no lo hago por eso, ni lo haré. Se que dentro de unos meses, probablemente, tu estaras en una cama con alguna mujer y le dirías lo bueno que eres como amante.

Estoy recogiendo los pedazos rotos por mí. He estado lastimada por tanto tiempo que ya olvidé cómo es vivir como una persona entera y completa. Olvidé que significa la confianza y de que se trata el amor propio. Hiciste que olvidará el verdadero significado del amor, y creo que esto es lo que más extraño.

Yo le entregaré a los demás honestidad, amor y generosidad.

Seguiré entregando todo esto hasta que venga alguien y me entregue lo mismo. Sí, leíste bien. Si piensas que seguiré devastada por tus mierdas y me quedaré en el piso donde me dejaste, te equivocas.

Amaré y me amarán, y sólo allí sabrás lo que perdiste.

Pero querido tú, yo no seré quien te muestre esto; lo hará la vida—lo hará el karma.

Te mostrará cómo me levantaré de nuevo y te perderé de vista. Te mostrará lo fuerte que soy a pesar de todos mis pedazos rotos.

Me levantaré y gritaré lo agradecida que le estoy al hombre que me lastimo—a ti.

Eres lo mejor y peor que me ha pasado.

El estar lastimado es algo bueno y malo. Solamente cuando sabemos lo que es probar el fango, nos animamos a levantarnos y alcanzar las estrellas. Y yo, querido, viviré entre las estrellas mientras tú seguirás preguntándote como me pude liberar de tu red.

Al hombre que me lastimo, me extrañarás.

Cuando lo sientas, espera una noche estrellada y grítalo. Te escucharé pero no responderé, porque, querido, para ese entonces yo seré una estrella—y las estrellas no son fáciles de alcanzar.

.

Link del artículo oríginal:

To the Man Who Broke Me: I Will Rise Again.

~

Más en español desde Elyane:

Lo que piensan los budistas acerca de las relaciones.

.

Autor del artículo: Elyane Youssef

Traductora: María José Barillas García

Foto: Flickr/Nicki Varkevisser

Editoras: Caitlin Oriel (Inglés) / Yoli Ramazzina (Español)

Read 1 Comment and Reply