1.7
February 24, 2012

Anusara y la Vida Real: Encarnando los Principios de Alineamiento. {Artículo en Español}

Después de una semana compartiendo en Miami, en medio de la tormenta, ruido, juicios y opiniones encontradas con respecto a John Friend, su comportamiento y la forma de afrontar la aparente crisis que sufre la comunidad de Anusara, empecé a cuestionarme el valor o significado que damos a esos principios de alineamiento que, con tanta dedicación, amor y Sri, aquél a quien hoy juzgamos, nos enseñó.

Como profesores y estudiantes de Anusara, muchos nos acercamos al yoga buscando un espacio para ejercitar y empoderar el cuerpo físico. Descubrimos poco a poco que no estamos aislados, nuestra individualidad va más allá de nuestro vehículo físico y que nos es imposible separarnos de esa totalidad de lo que somos: el Yoga se convirtió en nuestra realidad.

Anusara es una de muchas disciplinas y formas de ver la vida que nos permiten despertarnos del sueño de la separatividad a la realidad de la unión, comunión e integridad de lo que es estar encarnados, más allá de cualquier actuación o reacción particular dentro de los miembros de la comunidad.

La practica de Anusara atrajo y fascinó rápidamente a muchos, gracias al poder de sus principios de alineamiento: su eficacia se puede sentir y comprobar rápidamente en el bienestar corporal, físico y emocional, y su papel en el alivio de dolores, prevención y mejoría de diferentes tipos de lesiones logró convocar a una de las comunidades más grandes y visibles, llegando a ser parte fundamental de la entrada del Yoga al pop culture del siglo 21.

Esta expansión hace de Anusara un blanco fácil y apetecido para los escándalos, oportunidad que rápidamente ha sido aprovechada y ha recibido un fuerte y malicioso eco en todo tipo de outlets de información sobre yoga y espiritualidad.

Los cañones estaban cargados, el tema y la audiencia trae clics y pageviews; los artículos oportunistas poblaron exponencialmente las pantallas de quienes irreflexivamente salieron a reaccionar antes de sentarse a hablar con John de viva voz, desde la transparencia y realidad del contacto humano.

Este articulo es el resultado de estar en Miami con John, hablar con el y oír mi corazón.

Comencemos recordando las enseñanzas del Hatha Yoga Pradipika que, entre otros, nos advierte que la practica de asanas, más allá de sanar y alinear el vehículo físico, tiene como finalidad preparanos para alcanzar y saber manejar sin causarnos daños a nosotros o a los demás, estados de consciencia sutiles y, como John siempre lo dice, recordarnos y conectarnos con nuestra esencia divina.

Creo que nuestra practica en el yogamat va más allá de un experimentar con la magia y belleza de nuestro cuerpo; esa sensación que nos llega al movernos y expandirnos es a su vez una invitación para llevar esa misma magia y belleza a nuestra vida diaria.

De alguna forma la practica es una semilla de esa consciencia y percepción de dicha y amor, que después crecerá en cada palabra y tarea mundana de un estudiante comprometido con su practica de yoga (adhikara), y como reflejo de esto, se verá reflejada en toda la comunidad (kula) con la que ha compartido su aprendizaje.

Hablemos entonces de nuestra practica, de los principios de alineamiento y la vida más allá del yogamat:

Abrirse a la gracia no es solo el principio esencial que sostiene una flexión hacia atrás o un saludo al sol. Abrirse a la gracias es asimilar en el silencio, abrir el corazón al amor y la consciencia universal antes de actuar. Es pausar y sentir, absorber minuto a minuto la verdad y la fuerza que nos sostiene , nos mueve y nos abraza.

Energía muscular no es solo una fuerza que nos mantiene de pie en una postura de balance sobre los brazos; es el principio que nos abraza a nuestra verdad interna, esa que no depende de ninguna figura o ruido externo. Esa que nos permite reaccionar desde un centro firme y estable, no desde la incongruencia que surge cuando nos movemos desde la periferia.

El espiral interno y expansivo es el movimiento refinado de energía que nos conecta con lo universal; creando en nosotros el espacio para entender que la verdad no es una sola y que la divinidad se manifiesta en infinita cantidad de formas, a veces inimaginables o incomprensibles, sin preocuparse por aquello que esta permitido o prohibido desde este o el otro punto de vista.

La contracción que crea el espiral externo, es una invitación a la autoreflexión, a ir y mirar hacia adentro; entendiendo que todo aquello que vemos y juzgamos en otros, no son más que aspectos de nosotros mismos que nos cuesta asumir y abrazar.

La energía que se mueve desde el centro, el brillo que ofrecemos al universo, es la energía orgánica. Resultado y fruto de todas esas corrientes y espirales, movimientos energéticos y patrones de alineamiento.

Nuestra energía orgánica es lo que ofrecemos; nuestro fruto, nuestra huella encarnada en la manera como respondemos, nos relacionamos y afrontamos las enseñanzas y experiencias día a día.

Los principios de Anusara alinean nuestro cuerpo y alma con el orden y la armonía del universo, no están ahí para que recurramos a ellos solo en momentos de celebración y dicha. En realidad cuando más los necesitamos es cuando todo parece oscuro, confuso y tormentoso, pues es allí que su poder es indispensable. Es en esos momentos caóticos que el abrazar estos principios nos permite no sobre reaccionar, entendiendo la enseñanza y viendo la presencia de luz aun en circunstancias aparentemente no armónicas.

Soltar nuestro centro y nuestra conexión con la Gracia hace que ante situaciones difíciles respondamos de forma desalineada y no sepamos mantener nuestro Dharma, que como miembros de una comunidad (kula) será siempre mantener y crear el flujo de Sri.

Lo que ocurrió con John nos tocó a todos, a el lo liberó de sus círculos secretos y lo enfrentó a una realidad difícil que implica el ser absolutamente transparente para los demás, a nosotros nos mostró las tendencias idealistas y paternalistas, el tabú y los discursos moralistas y dramáticos que nacen en el miedo de algunos sectores de la comunidad, pero a todos nos dejó la enseñanza que nos corresponde.

Creo que la practica de yoga consiste en responder desde la integridad, desde la unión con nuestro corazón , desde la estabilidad y la firmeza de nuestro propio centro,  la disciplina con nuestra propia practica y  el brillo de nuestra propia luz, solo así estos principios que tanto hemos cultivado, nos permitirán ver en la discordia, el conflicto , y el cambio , un renacer luminoso.

¡Gracias John por tus enseñanzas!

~

Editor: Andrea B.

________________________________________________________________
Elephant Journal en Español
ya tiene una página en Facebook donde se pueden encontrar otros árticulos en español. Hagan clic aquí para visitar la página y por favor compártanla con sus amigos hispanohablantes.

Read 2 Comments and Reply
X

Read 2 comments and reply

Top Contributors Latest

Natalia Chaparro  |  Contribution: 700