Lecciones del “Tercer Mundo.” {en Español e Inglés}

Via on Aug 4, 2011
Una Ofrenda Balinesa

To read in English, click here.

Una amiga mía me había advertido que iba a experimentar el choque cultural inverso después de regresar de Bali, una de las 17.000 islas de Indonesia. Tengo un poco de experiencia de primera mano con este concepto, después de haber pasado un año de la universidad viviendo en el extranjero en España. Cuando volví de nuevo a los Estados Unidos y luego a un pueblo pequeño y rural de Nueva Inglaterra, me sentí como si hubiera aterrizado en otro planeta. Yo había pasado de una comunidad diversa e internacional, en medio de un centro urbano vibrante, con una rica historia cultural y artística, para estar en medio de terreno agrícola en uno de los menos diversos estados de la nación. Así que sí, que sabía todo acerca del choque cultural inverso. Pero yo sólo iba a Bali en un retiro de yoga de dos semanas, seguramente que no hubo tiempo suficiente para experimentar cualquier tipo de choque cultural a mi regreso. Yo no estaba preocupada.

Supongo que debería haber hecho caso a la advertencia. Después de la vuelta a casa desde Denpasar, la que duró más de 24 horas, aterricé en San Francisco en el domingo tarde por la noche. Mi cuerpo no tenía idea de qué hora era, no sabía si debería comer, dormir o ir a dar un paseo! Le pasó a ser justo antes de la medianoche en lo que sería el 4 de julio, día de la independencia americana, un momento surrealista para llegar a casa de mi primer viaje a Asia. Mientras conducíamos a la ciudad, bajabamos por la rampa de la calle Octavia y luego hacíamos la vuelta en la calle Fell, yo estaba muy consciente del hecho de que estaba experimentando la sensación exactamente la misma que había tenido cuando me encontré con mis pies en la tierra rural de Nueva Inglaterra, todos los años anteriores;  me sentí como que había entrado en la dimensión desconocida. San Francisco es una ciudad muy vibrante y animada, llena de energía, y como la ciudad estaba llena de turistas para las fiestas del día 4 de julio, uno podría imaginar que sea aún más, y para el espectador medio que probablemente se sintió exactamente eso: ¡VIVA! . Pero a mí esa noche la ciudad sentía como una zona muerta. Mientras pasábamos por los edificios oscuros y austera de ladrillo y madera, la ciudad parecía casi deprimida.

¿Por qué aparecía tan diferente la ciudad a mí? Bali me había proporcionado un fuerte contraste. La isla es famosa por ser un lugar muy “elevado espiritualmente” con algunos de los habitantes más felices y sonrientes en el mundo. Y esa descripción no podría haber sido más cierto. En Bali la idea de comunidad es uno de sus temas más importantes. Dentro de un pueblo en particular, todos los hombres están obligados a unirse a lo que se llama un “Banjar”, esencialmente el equivalente de una organización comunitaria. El Banjar se reúne semanalmente para discutir y decidir sobre las asuntos que afectan a todo el pueblo, como cuando para arreglar un camino, la reconstrucción de una acera o si quieren permitir o no que abra una barra. Los hombres del pueblo asuman sus responsabilidades Banjar muy en serio y cualquier hombre que descuida los deberes del Banjar recibe un multado en consecuencia.

Además del Banjar, el resto de los habitantes del pueblo están muy involucrados en sus comunidades. Todos ellos trabajan juntos para organizar y llevar a cabo en espectáculos locales de baile tradicional, que se celebran a menudo sobre una base diaria. Se ayudan mutuamente en tiempos de necesidad. Si la casa de alguien se prende fuego, verán toda la comunidad agarrarando cubos de agua y corriendo a la escena para ayudar. La comunidad también se reúne en momentos de rituales y celebraciones. En el hinduismo balinés, el más alto honor que puede recibir una persona es tener una ceremonia de cremación. Cuando llega el momento de esta ceremonia elaborada y hermosa, toda la comunidad se unirán para ayudar en la construcción de la torre de incineración y para celebrar la vida y el derecho de paso del difunto.

La vida balinesa por mayor parte se lleva a cabo en las calles. Se ve la gente de Bali feliz fuera de casa (¡en medio de los perros y los cientos de gallinas!) caminando, charlando el uno al otro, recibiendo a los turistas. Y donde quiera que se mire se ven sonrisas, mayor oreja a oreja sonrisas que he visto nunca. Se ven los hombres y mujeres por igual traer sus ofrendas sagradas a sus templos, varias veces al día, para honrar y apaciguar a las deidades con el fin de traer bendiciones a su pueblo, y a los ciudadanos dentro del puebo. La comunidad la es todo en Bali.

Así que imaginen Uds. que vuelvo yo a casa en una sociedad donde es raro que la gente habla con sus vecinos (¡a menos que tenga una queja!), donde pasamos mucho de nuestro tiempo aislados, ya sea en nuestras casas o en nuestros automóviles, o que trabajamos como mulos en nuestras oficinas; una sociedad donde si regularmente sonriera a los desconocidos que se pasa en la calle, es más probable que no que le tomarían por un loco! Esta ciudad que alguna vez para mí había sentido tan viva y con energía, ahora se sentía muy fría y dura … y de asfalto.

Lo que me impresionó más que nada fue el número de personas sin hogar en San Francisco. Sabiendo que yo vivo en una ciudad con una de las mayores poblaciones de personas sin hogar en el país, esto no debería ser una sorpresa para mí. Yo lo veo todos los días, día y noche, no importa a dónde vaya. Pero la razón por la que se trataba de repente tan evidente para mí es que en Bali no vi a ningunas. Aquí estaba yo, en lo que los Estados Unidos considera un país del “Tercer Mundo” y no vi una sola persona durmiendo en las calles ni tampoco mendigando. ¿Cómo puede ser esto? He viajado a muchos países del Tercer Mundo y también del Segundo y del Primero y aún he visto amplias y visibles personas sin hogar. Entonces, ¿cómo es que en esta isla de casi cuatro millones de personas, yo no vi ninguna? La respuesta es el “complejo de la familia”.

Una familia Balinés en su complejo habitaciona

Cualquiera que me conoce personalmente sabe que este término tiene una connotación divertida y personal para mí. Ya ven, mi papá viene de una familia italiana grande, y porque varios de los hermanos construyeron sus casas en la misma parcela de tierra, al lado del otro y de espaldas el uno al otro, han creado lo que en mi familia llamamos el “complejo”. Bueno, parece que mis parientes italianos tenían la idea correcta. En Bali, todos viven en lo que llaman un “complejo de la familia”. El hermano mayor es el jefe del complejo, las esposas luego siguen a sus maridos a sus complejos de la familia, y a continuación, los abuelos, los tíos, los nietos y todos viven juntos, trabajando juntos para apoyar el complejo de la familia y sus miembros. Así que ya ven, que sería muy difícil llegar a ser una persona sin hogar en Bali, ya que incluso si un miembro de la familia se encuentra sin empleo o en la miseria, porque viven en el complejo de la familia, que son apoyados por el resto de la familia. Dicho simplemente, los balineses cuidan de los suyos.

Así que para volver a casa en San Francisco, donde en un día cualquiera puedo ver 10-20 personas, sin hogar, sin ningún medio de lavarse, empujando todas sus posesiones mundanas en sus carros de supermercado, preguntándose de dónde van a encontrar su próximo comida; fue una experiencia aleccionadora para decir lo menos. Me encontré preguntándome cómo se puede estar en el país más rico del mundo, cuando una  isla del “Tercer Mundo” como Bali no tiene ese problema.

Otro elemento de la sociedad balinesa que se destacó para mí es la forma en que cuidan a sus ancianos. Permanecen en el complejo de la familia, como los sabios de la familia para impartir su sabiduría a los nietos, y ellos están muy ocupados con las funciones diarias de la unidad familiar: cocinar, hacer ofrendas, contribuir a cualquiera artesanía de la familia (por ejemplo, hacer máscaras, marionetas, etc.) Volví a los Estados Unidos pensando sobre el hecho de que tantas veces ponemos nuestros ancianos en los asilos de ancianos, que en esencia les damos a otra persona para cuidar de ellos. Ahora reconozco que acaba de convertirse en algo así como una norma en nuestra sociedad y que muchas personas lo hacen por necesidad, y no ciertamente por falta de amor. Sé que es una decisión terrible para muchas personas a tener que hacer. Pero cuando vi esta sociedad muy distinta que ha encontrado una manera mucho más humana de cuidar de sus ancianos, a través del complejo de la familia, sino que simplemente parecía bárbaro para mí que nuestra sociedad se ha desarrollado en la forma en que lo ha hecho.

El último aspecto de la sociedad balinesa que realmente me pareció hermoso y en contraste con nuestra propia era su devoción, su dedicación a la Tierra y el Espíritu por igual. Cuando el hinduismo llegó a Indonesia de la India, ya en el primer siglo, se mezcló con las religiones animistas que ya existían en el archipiélago indonesio, formando una marca única del hinduismo, que hoy sólo queda en la isla de Bali. Animismo engloba la creencia de que no hay separación entre los mundos físico y espiritual, y que los espíritus existen, no sólo en los seres humanos, sino también en todos los demás animales, las plantas y todas las partes de la naturaleza. El pueblo balinés vive de la tierra, y debido a esta creencia de que nosotros, la Tierra y todo lo que contiene, son parte del Espíritu, que tienen un profundo respeto y reverencia por todas las partes de la naturaleza. Ser una sociedad agraria, con el arroz siendo el cultivo más importante, los balineses tener especial cuidado en cultivar sus campos. Ellos entienden que si ellos no respetan la tierra, que hará que todo y todos a estar fuera de balance. Por esa razón se pasan meticulosos cantidades de tiempo y energía para honrar a sus dioses, los Dioses del cielo, los Dioses del arroz, etc, haciendo hermosas canastillas de las ofrendas. Para caminar sobre Bali es ver cientos de ofrendas, por todas partes. Los verán en los coches, delante de los escaparates, en los restaurantes, en las puertas de los Templos, y en las aceras. Como un turista realmente tiene que prestar atenctión a donde anda, para que no pise sobre ellos a medida que avanza. Varias veces al día se ven a los hombres y mujeres que salen en sus pareos y bufandas preciosas del Templo, para dejar una ofrenda en un Templo hermoso.

Una mujer balinesa dejando ofrendas diarias a la puerta del templo

¿Cuándo es la última vez que cualquiera de nosotros salió y agradeció a la tierra para darnos la comida y el agua? ¿Qué hace nuestra sociedad para mantenerse en equilibrio con la Tierra y el Espíritu? Voy a dejar que se respondan a eso por sí mismos. Tengo mis propias ideas sobre el asunto. Pero sí sé que muchos de nuestros propios tribus americanas nativas hacen esto. La sociedad de la que he descrito anteriormente es muy similar a las sociedades chamánicas de todo el mundo. He estudiado mucho sobre este tema favorito mío, ya que es algo de lo que creo que podemos aprender grandes lecciones. Me intriga cómo las sociedades indígenas de todo el mundo, de miles de kilómetros de distancia, se han desarrollado rituales muy similares y formas de vivir que honran a los espíritus a su alrededor, los espíritus de la Tierra y el Cielo. Si me permiten aplicar una referencia de la cultura pop, si alguno de ustedes ha visto “Avatar”, entonces tal vez sabe de lo que estoy hablando. Esa película fue muy oportuna e hizo un trabajo de gran alcance de ilustrar la belleza y la sabiduría de una sociedad chamánica, de la importancia de respetar, honrar y integrarnos con la tierra que nos rodea. Imaginen de las escenas de “Avatar” y Uds. pueden imaginar como es Bali.

Entonces, ¿cuál es mi punto? ¿Estoy diciendo que Bali es un lugar mejor para vivir que los Estados Unidos? Bali es un lugar hermosa, mágico, y elevado espiritualmente, es absolutamente cierto. ¿Y aceptaría yo una invitación a vivir allí, aunque sólo sea por un tiempo? Ya lo crean! Pero yo no estoy diciendo que ningún lugar es mejor para vivir que el otro, y tengo que decir que porque sé que habrá gente que lea esto y cometa el mismo error. Definitivamente reconoczo las cosas maravillosas de los Estados Unidos (como lo hice después de mi adaptación al país después de vivir en España), pero lo bonito de viajar es que nos da perspectiva, la perspectiva para ver lo que es bueno acerca de nuestras propias sociedades y lo que tenemos que estar agradecidos, pero también nos proporciona la perspectiva necesaria para ver lo que no es tan bueno de nuestras propias sociedades, lo que puede ser mejorada y donde tenemos espacio para crecer como una gente.

Creo que la verdadera definición de un patriota es alguien que no es tan arrogante como para creer que es mejor que los demás, sino más bien es lo suficientemente humilde para saber que se puede aprender de otras personas y otras culturas. Y mientras que un país que todavía se realiza el sacrificio de los animales, un país que no utiliza papel higiénico y un país donde se hacen ofrendas para apaciguar a los Dioses, que a menudo se considera “primitivo” por el mundo occidental, en cambio yo diría que tiene mucho que enseñarnos. La verdadera pregunta es, ¿somos lo suficientemente humildes para aprender?

Desktop/Tablet banner

About Jeannie Page

Jeannie Page is a reformed .com management professional who has made a dramatic shift in her life, a shift to follow her bliss and to get into alignment in order to be a force for good in the world. Martha Stewart’s Blogger of the Month in Whole Living Magazine, Jeannie is also the founder of The Yoga Diaries and also maintains her own blog The Awakened Life. Jeannie, and details about her current book project, can be found on Facebook here and on Twitter at @jeannienpage. Jeannie's Spanish Facebook page can be found here. Jeannie also previously served as the Spanish Language Editor for Elephant Journal. Click here for the Elephant Journal en Español Facebook page. ____________________________________________________________________________________________________ Jeannie Page es una profesional de gestión reformada quien ha hecho un gran cambio en su vida, un cambio para seguir a su felicidad, para entrar en la alineación y ser una fuerza del bien en el mundo. Ella mantiene un Blog a Despertando a la Vida. Jeannie, y detalles sobre su proyecto de libro actual, se pueden encontrar en Facebook aquí y en Twitter a @JeanniePageES. Jeannie también fue la Editora del Idioma Española para Elephant Journal. Haga clic aquí para la página de Facebook de Elephant Journal en Español.

563 views

Appreciate this article? Support indie media!

(We use super-secure PayPal - but don't worry - you don't need an account with PayPal.)

Elephriends - Mindful Partners

190x1902-EJ-clothing

One Response to “Lecciones del “Tercer Mundo.” {en Español e Inglés}”

  1. [...] en un viaje a Bali. Escribí acerca de las valiosas lecciones que aprendí en mi reciente obra Lecciones del Tercer Mundo “.) Mientras miraba al hundimiento de Wall Street en Nueva York, yo no podía dejar de sentir [...]

Leave a Reply